La implantación del certificado de eficiencia energética de edificios existentes en la Unión Europea

Aprovechando la entrada en vigor Real Decreto 235/2013, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, vamos a contextuar esta norma dentro de la política implantada por la Unión Europea para reducir el consumo de energía por los edificios en el horizonte de 2020.

 

¿Qué es el certificado de eficiencia energética de un edificio?

 El certificado de eficiencia energética de un edificio es el documento que recoge sus características energéticas, el consumo de energía anual expresado en kWh/m2a, y las emisiones de CO2,  expresadas en kg/m2a.

La exigencia de que determinados edificios dispongan de un certificado energético surge tras la aprobación de la Directiva 2002/91/CE, de eficiencia energética de los edificios.

En España existen dos tipos de certificado de eficiencia energética:

- Certificado para edificios de nueva construcción, exigible a todos aquéllos cuya licencia de obra haya sido autorizada con posterioridad a 2007.

- Certificado para edificios ya existentes, exigible únicamente cuando una vivienda o local comercial vayan a ser vendidos o alquilados.

Contenido e interpretación de un certificado energético de un edificio ya existente

Primera página del certificado de eficiencia energética de un edificio ya existente. Documento completo.

 

Procedimiento para obtener el certificado energético de un edificio ya existente

 

“La etiqueta se incluirá en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del edificio. Deberá figurar siempre en la etiqueta, de forma clara e inequívoca, si se refiere al certificado de eficiencia energética del proyecto o al del edificio terminado.” (artículo 12.2 del Real Decreto 235/2013).

SITUACIÓN DE PARTIDA: LA NECESIDAD DE REHABILITAR ENERGÉTICAMENTE EL PARQUE INMOBILIARIO EUROPEO

La Unión Europea, con 509 millones de  habitantes, cuenta con una superficie construida de 24 mil millones de m2 (extensión equivalente a Bélgica) que consume el 40% del total de la energía final que necesita anualmente:

Estructura de la demanda de energía en la Unión Europea (2009). Fuente: Europe´s building under the microscope

 

Este 40% se cuantifica en 450 Mtoe anuales generados, en su mayoría, por fuentes de energía fósiles:

Consumo final de energía por los edificios de la UE desde 1990. Fuente: Eurostat. El incremento del consumo en estos últimos 20 años (de 400 a 450 Mtoe) se debe principalmente a tres factores: aumento del número de edificios, tendencia a construir edificios cada vez más grandes y mayor consumo por los usuarios.

El 75% de la superficie construida se corresponde con viviendas (sector residencial), y el 25% restante se destina a servicios (sector no-residencial: oficinas, hospitales, escuelas, etc.):

Fuente: Europe´s building under the microscope

 El consumo medio por edificio es de 220 kWh/m2. Hay que tener en cuenta que el sector residencial consume el 68% de la energía, mientras que el no-residencial el 32% restante, comportando un mayor gasto energético medio del segundo (200 kWh/ m2 en el sector residencial y 295 kWh/ m2 en el terciario).

Es difícil establecer la demanda media por edificio del sector no-residencial, ya que depende del país considerado (en la zona Norte y Este los consumos son más elevados debido al clima) y la tipología de edificio:

Consumo final de energía en los edificios no residenciales de la UE. Los bloques de oficinas y los centros comerciales son los mayores consumidores. Fuente: BPIE survey.

Por el contrario, el comportamiento energético de las viviendas europeas presenta una considerable homogeneidad, independientemente de la localización o tipología:

Las instalaciones térmicas (calefacción y agua caliente) son las que más energía utilizan en una vivienda. Fuente: Odyssee.

La siguiente gráfica muestra a qué se destina el consumo eléctrico de las viviendas, salvo alguna excepción, también se observa una uniformidad en todos los países de la UE:

Se observa como el gasto eléctrico en iluminación es una de las asignaturas pendientes en el campo de la eficiencia energética en edificación. Fuente: Odyssee.

La certificación de los edificios europeos ya existentes ha confirmado su baja calificación energética al establecerse que la media obtienen las calificaciones D-E. Esto se debe a que alrededor del 80% de éstos se construyeron antes de 1990 encontrándose vigentes códigos y normas de edificación que no incluían exigencias de eficiencia energética (a finales de los setenta, tras la crisis del petróleo, comenzaron a  aprobarse reglamentos de instalaciones térmicas y exigencias de aislamientos, aún así los edificios construidos con esta nueva legislación no tienden a superar la calificación D).

Antigüedad del parque europeo. Fuente: Europe´s building under the microscope

La procedimiento de certificación  ha permitido conocer la clasificación energética de los edificios europeos:

Clasificación energética de edificios ya existentes en Dinamarca elaborada con los resultados obtenidos tras la implantación de la certificación en los casos de venta y alquiler. Fuente: Implementing the energy performance of buidings directive.

Resultado de las certificaciones realizadas en Portugal. La gráfica superior se corresponde con los edificios de obra nueva y la gráfica inferior con los ya existente. El parque portugués es de los más eficientes de la UE. Fuente

En España, a espera de la implantación del real decreto y la elaboración de los primeros datos estadísticos se podría generalizar:

Clasificación energética

Año de construcción y normativa vigente en España

Clase A

Década de 2010. Prácticamente inexistentes.

Clase B

Edificios reformados en la última década.

Clase C

Aprobación del Código Técnico de la Edificación (2007-2012)

Clase D

Reglamento de Instalaciones Térmicas de 1980 y NBE-BT-79 (construidos durante las décadas de los 80 y 90)

Clase E

Casas construidas previamente a la crisis del petróleo

(1940-1975)

Clase F

Edificios construidos a principios de siglo

Clase G

…………

 

LA SOLUCIÓN: LA PROMOCIÓN DE LA REHABILITACIÓN ENERGÉTICA A TRAVÉS DE LA IMPLEMENTACIÓN DE UN NUEVO MARCO NORMATIVO EN EDIFICACIÓN

En el año 2002 la Unión Europa decide reformar el marco normativo de edificación como medio más efectivo para promover la reducción del consumo. Para ello, aprueba la Directiva 2002/91/CE, de eficiencia energética en edificios, (refundida posteriormente por la Directiva 2010/31/UE) que tiene como objetivo endurecer las exigencias de diseño en obra nueva e impulsar la rehabilitación energética del parque existente.

Las directivas europeas son normas programáticas de obligado cumplimiento para todos los Estados miembros, si bien éstos tienen libertad para trasponerlas a su ordenamiento jurídico en función de sus circunstancias internas, siempre y cuando se cumplan los objetivos fijados. Estas directivas han introducido los siguientes cambios en los países de la UE

- Reforma de los códigos de edificación.

- Reforma de los reglamentos que regulan las instalaciones energéticas, térmicas y eléctricas (dimensionado, mantenimiento y labores de inspección).

- Aprobación de normas de apoyo, entre las que se incluye la certificación energética de edificios o los requisitos que deben cumplir los equipos utilizados.

- Liberalización del mercado energético, de tal forma que permita que los edificios se constituyan en personas jurídicas que produzcan su propia energía a partir de fuentes de origen renovable.

-   Creación de un marco de ayuda a la financiación destinado a particulares y empresas para auditar y rehabilitar sus viviendas y lugares de trabajo.

 

 ¿Qué objetivo tiene el certificado de eficiencia energética de los edificios dentro de la política de rehabilitación?

 El Real Decreto por el que se aprueba el procedimiento de certificación de edificios ya existentes es una imposición de la Unión Europea. Los Estados miembros deben transponer a su ordenamiento interno el artículo 7 de la Directiva 2002/91/CE, de eficiencia energética de edificios:

 “1. Los Estados miembros velarán por que, cuando los edificios sean construidos, vendidos o alquilados, se ponga a disposición del propietario o, por parte del propietario, a disposición del posible comprador o inquilino, según corresponda, un certificado de eficiencia energética. La validez del certificado no excederá de 10 años. (….)

 2. El certificado de eficiencia energética de un edificio deberá incluir valores de referencia tales como la normativa vigente y valoraciones comparativas, con el fin de que los consumidores puedan comparar y evaluar la eficiencia energética del edificio. El certificado deberá ir acompañado de recomendaciones para la mejora de la relación coste-eficacia de la eficiencia energética.

La Directiva 2010/31/CE, de eficiencia energética de los edificios, amplió los requerimientos del certificado (artículo 11):

“2. El certificado de eficiencia energética deberá incluir recomendaciones para la mejora de los niveles óptimos o rentables de eficiencia energética de un edificio o de una unidad de este, a menos que no exista ningún potencial razonable para una mejora de esa índole en comparación con los requisitos de eficiencia energética vigentes.

Las recomendaciones incluidas en el certificado de eficiencia energética abordarán:

a) las medidas aplicadas en el marco de reformas importantes de la envolvente o de las instalaciones técnicas de un edificio, y

b) las medidas relativas a elementos de un edificio, independientemente de la realización de reformas importantes de la envolvente o de las instalaciones técnicas de un edificio.

 3. Las recomendaciones incluidas en el certificado de eficiencia energética serán técnicamente viables en el edificio concreto y podrán incluir una estimación de los plazos de recuperación de la inversión o de la rentabilidad durante su ciclo de vida útil”

 

De su lectura se colige la obligación de certificar energéticamente:

-     Edificios de nueva construcción (sector residencial y terciario).

-      Edificios de titularidad o uso público.

-      Edificios residenciales ya existentes puestos en venta o alquiler.

-      Se pospone la obligación de certificar los edificios no-residenciales ya existentes (escuelas, instalaciones deportivas,…), si bien ya ha sido implantada por varios países: entre otros, Inglaterra, que es obligatorio desde abril de 2012; Chipre, desde septiembre de 2010; Irlanda, desde septiembre de 2009; o en Luxemburgo desde 2011.

La certificación se presenta como el principal estímulo para impulsar la rehabilitación energética del parque ya construido, ya que:

-   Informa al futuro usuario de la vivienda o local comercial sobre sus características energéticas y el coste económico anual que supondrán las facturas de energía (electricidad, gas,…). Se pretende que esto anime a los propietarios de los inmuebles a acometer reformas para competir en el mercado de la venta y alquiler, ya que los usuarios optarán por aquéllos que les suponga un mayor ahorro económico.

Incluye un listado de recomendaciones unido a un presupuesto económico para mejorar la calificación energética. La respuesta de los ciudadanos europeos ha sido positiva animándose a realizar las reformas, lo que todavía se espera que se acentúe más con la espera subida del precio de la energía.

Medidas recomendadas en los certificados de Alemania (puede generalizarse al resto de países). Entre un 60-70% de propietarios las implantan. Fuente: Implementing the energy performance of buidings directive.

EJEMPLOS DE CERTIFICADOS Y ETIQUETAS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA YA VIGENTES EN DISTINTOS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA

A continuación se muestra la fecha y algunos modelos de certificados de edificios ya existentes utilizados en la UE. Los países (Alemania, Holanda) que ya disponían de sistemas de certificación energética previamente a la entrada en vigor de la normativa europea han adaptado los formatos para adecuarse a la normativa comunitaria.

Alemania (2002) y Austria (2008)

 En Alemania y Austria el certificado se denomina Energieausweis. La norma de referencia para edificación eficiente en Alemania es la Energy Conservation Ordinance (Energieeinspaarverordnung, EnEV, 2002) que, aunque aprobada en 2002, ha ido modificándose para introducir los requerimientos de las directivas de  edificación del UE.

 

Primeras páginas de un certificado de eficiencia energética. A diferencia de España, Alemania utiliza la escala energética HERS (RESNET), al igual que en los EEUU, Bélgica, Latvia o Polonia.

Certificado para vivienda en Austria (Energieausweis für Wohngebäude). La escala se forma con nueve niveles (se ha superpuesto el consumo anual por m2 relacionado).

Francia (2006), Bélgica (2008-2011) y Luxemburgo (2008)

En Francia los edificios consumen el 46% del total de la energía nacional. Su certificado se denomina Diagnostic de Permormance Energétique (DPE). Se encuentra vigente desde 2006 para la venta de edificios ya existentes y desde 2007 para el alquiler de edificios ya existentes y edificios de nueva construcción. La clasificación energética media de los edificios franceses es  E (240 kWh/(m2/a)). Desde el 1 de enero de 2011 es obligatorio mostrar la etiqueta de eficiencia energética junto con la oferta de venta o alquiler del inmueble:

A diferencia de España, los certificados utilizan una doble escala (la “escala energía”, que indica el consumo de energía expresado en kWh/(m2/a) y la “escala clima”, que muestra las emisiones de CO2 en kg/m2.a). En esta dirección se puede observar junto con la oferta de alquiler de un apartamento en París.

Certificado energético de un edificio público en Bruselas.

Inglaterra (2007) e Irlanda (2009)

En Gran Bretaña el certificado de eficiencia energética para edificios ya existentes entró en vigor en 2007. En abril de 2012 se reformó la normativa para incluir los requisitos exigidos por la Directiva 2010/31/UE y ampliar la certificación a edificios no residenciales. Las multas van desde 500-5000 libras.

Primera página del Certificado de eficiencia energética (Energy Permormance Certificate). Puede descargarse en esta dirección.

En Irlanda, desde el año 2000, la factura del gasóleo se ha incrementado en un 60%, la del gas un 55% y la de electricidad un 44%. Se espera un incremento adicional del 35-40% tomando como referencia los precios de 2006. En este contexto el certificado se ha implantado como una medida que ayude a concienciar a los propietarios a acometer reformas en materia de aislamiento, instalación de energías renovables y renovación de las instalaciones térmicas y eléctricas.

 Building Energy Rating (BER) Certificate vigente en Irlanda.

Los países del Este

 Los edificios que formaban parte de la antigua URSS son los que más energía consumen de la UE debido a las condiciones climatológicas y a la política energética de las últimas décadas, que difiere sustancialmente de la Europa Occidental al depender en mayor porcentaje del carbón y utilizar sistemas de calefacción central:

Fuente: Odyssee.


En la totalidad de estos países ya se encuentra vigente la certificación de edificios existentes: Bulgaria (2005), Estonia (2009), Hungría (2008), República Checa (2009), Polonia (2007), Rumania (2011), Latvia (2008), Lituania (2007) y Eslovaquia (2009).


Primera página del certificado energético vigente en Hungria. La escala utilizada consta de 10 niveles (de la A+ a la I).

La Europa más septentrional: Holanda (2008), Dinamarca (2011), Finlandia (2009), Noruega (2010) y Suecia (2008).

El clima de esta región explica el alto consumo de sus edificios, concretamente en calefacción e iluminación. Aún así, se trata de países donde la cultura del ahorro energético se ha consolidado y la calificación mínima requerida para edificios de nueva construcción es B.

Primera página del certificado de Noruega (Energiattest). Puede consultarse íntegramente en esta dirección.

La Europa mediterránea: Italia (2009), España (sin aprobar), Portugal (2009), Grecia (2012), Malta (2009), Chipre (2009), Eslovenia (2008) y Croacia (sin aprobar). 

Los países del Mediterráneo consumen menos energía debido a las condiciones meteorológicas, si bien el consumo por refrigeración ha subido considerablemente en los últimos años y se prevé que continúe en ascenso.

 

Primera página del certificado de eficiencia energética en Chipre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>