La transposición de las directivas europeas de eficiencia energética de edificios en Francia: LE PLAN BÂTIMENT GRENELLE

 

LE GRENELLE DE L´ENVIRONNEMENT : LE « NEW DEAL » ÉCOLOGIQUE

Presentación en el Eliseo del Grenelle de l´Environnement (2007)

 El Grenelle de l´environnement (El debate sobre el Medio Ambiente) es el plan que institucionaliza la “economía verde” en Francia, asumiéndola como política de Estado y creando un nuevo vector de crecimiento. Como Nicolas Sarkozy bautizó en su presentación se trata de un “New Deal” económico y ecológico en el que la protección medioambiental y la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía son el motor para dinamizar muchos de los sectores clave de cualquier economía occidental (energía, edificación, transporte,…).

Los objetivos del plan Grenelle se fijan en la Loi Grenelle 1 (2009), en la Loi Grenelle II (2010) y en el desarrollo normativo de éstas. Incluyen asimismo los mandatos de las directivas europeas y los acuerdos internacionales que vinculan a l´Hexagone a reducir el consumo de energía y las emisiones de GEI (Protocolo de Kyoto, 20-20-20 de la UE, etc.), con la consiguiente planificación de los programas estatales de empleo y la reforma del sistema impositivo de recaudación (fiscalidad verde).

 PLAN BÂTIMENT GRENELLE

Los edificios es el sector que más energía consume en Francia: demandan el 43% del total nacional (68,6 Mtep) y generan el 25% de las emisiones anuales de CO2. Constituye, pues, un vector clave dentro de la planificación energética nacional, que ha requerido de la elaboración de un marco normativo individualizado con objetivos y medios propios, el Plan Bâtiment Grenelle, en el que, a la vez, se ha transpuesto el articulado de las directivas europeas de edificación.  Partiendo de un consumo de energía medio por edificio de 240 kWhep/m2.a, el Plan Bâtiment Grenelle lo reducirá en un 38% entre 2007 y 2020:

Fuente

 

Como en el resto de países occidentales la actuación recaerá principalmente sobre el parque existente (los edificios nuevos crecen a un ritmo del 1-2% anual):

Desglose del consumo energético de los edificios franceses (2004). Fuente

 

Vista panorámica de París desde el Arco del Triunfo (Campos Elíseos). Fuente

Sigue leyendo

¿Cómo contribuirá el sector de la edificación al objetivo del triple 20 de la nueva política energética de la Unión Europea?

 

Aunque  dos de los órganos embrionarios de la Unión Europea hacen referencia explícita a la energía (Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) y Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM)), ha sido necesario esperar a bien entrada la década de los noventa para crear el mercado interno energético, fundamentado en la homogenización normativa de todos los estados miembros, en el estableciendo de objetivos comunes mediante los Planes Europeos de Energía y en la liberalización de empresas e infraestructuras energéticas. Esta reestructuración ha coincidido en el tiempo con una revolución tecnológica sin precedentes en los procesos de producción y distribución de energía (energías renovables, smart grids, smart meters,…), así como con una nueva crisis energética mundial,  en la que la Unión Europea ocupa una de las posiciones más vulnerables, ya que el 60% de la energía que necesita tiene su origen en fuentes fósiles, importadas directamente del exterior, concretamente de países con una alta inestabilidad política.

En este contexto debe entenderse el nuevo marco normativo creado por la Unión Europea, que tiene como la finalidad asegurar el suministro energético del continente en los próximos años introduciendo, por primera vez en su historia, las políticas de eficiencia energética y producción de energía a partir de fuentes renovables en su planificación estratégica. Su cronograma de aplicación se divide en tres etapas que finalizarán en 2020 (si bien ya se han adelantado nuevas líneas de actuación hasta 2050):

Figura 1. Cronograma de la planificación energética de la Unión Europea con la finalidad de garantizar la seguridad del suministro durante la próxima década. Fuente: Eurostat.

Sigue leyendo

Algunos porqués del bajo índice de eficiencia energética del parque inmobiliario español

El Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2011- 2020 contiene una gráfica elaborada por el IDAE en la que se clasifican los edificios españoles en el año 2020 en función de una estimación de su calificación energética. Al observarla llama la atención el hecho de que a, pesar de que para ese año la legislación de promoción de la eficiencia energética y el uso de energías renovables en edificios llevará más de 10 años en vigor, el porcentaje de edificios de clase energética G, F y E, los más ineficientes, será del 95%.

Figura 1. Estimación de la clasificación de los edificios españoles en 2020 tomando como criterio su consumo energético. Fuente: Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020.

Sigue leyendo